fbpx
Siguenos

Salud

Coronavirus: ¿Cómo puede influir el ejercicio en tu sistema inmunitario?

Publicado

en

Shutterstock

¿El ejercicio refuerza o entorpece la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones?

En el contexto del nuevo brote de coronavirus, esa pregunta ha cobrado relevancia y, gracias a investigaciones recientes, también ha suscitado respuestas emergentes. Las investigaciones científicas más recientes sugieren que mantenerse en forma mejora nuestro sistema inmunitario y que incluso una sola rutina de ejercicio puede aumentar y mejorar nuestra capacidad para combatir los gérmenes.

No obstante, algunos estudios también señalan que el tipo y la cantidad de ejercicio podrían influir en la manera en que este afecta nuestras respuestas inmunes. Una mayor cantidad de ejercicio no es necesariamente mejor. Además, el lugar en el que nos ejercitamos también podría ser relevante; aquí es donde entran los descubrimientos recientes acerca de la cantidad de gérmenes que hay en los gimnasios.

A continuación, presentamos un panorama general del estado de la ciencia actual respecto a cómo y por qué el ejercicio interactúa con nuestro sistema inmunitario y si debemos planear mantenernos activos, aun cuando la incidencia de nuevos casos de coronavirus sigue en aumento.

La mayoría de quienes nos ejercitamos hemos escuchado de amigos, parejas o padres bienintencionados que el ejercicio extenuante debilita nuestro sistema inmunitario, y nos predispone a patógenos y enfermedades. Esa idea ganó credibilidad a finales de la década de 1980, pues los resultados de algunos estudios demostraron que “correr un maratón aumentaba la incidencia de síntomas de infección entre los corredores en los días y las semanas posteriores a la carrera”, comentó John Campbell, profesor de Ciencias de la Salud en la Universidad de Bath en el Reino Unido y coautor de un relevante estudio de 2018 acerca del ejercicio y el sistema inmunitario.

Posteriormente, resultó que ambos estudios habían confiado demasiado en los autodiagnósticos de los corredores con respecto a sus resfriados. En experimentos basados en pruebas de laboratorio a maratonistas después de sus carreras, pocos demostraron padecer infecciones respiratorias reales. En cambio, la mayoría había desarrollado irritación en las vías respiratorias u otras enfermedades no infecciosas.

 (Shutterstock)
(Shutterstock)

Luego, los estudios de seguimiento demostraron que, de hecho, los maratonistas y otros atletas de resistencia solían reportar haber estado enfermos pocos días al año, lo cual era un indicador de que sus sistemas inmunitarios no estaban desgastados por el ejercicio sino fortalecidos. Desde entonces, una gran cantidad de investigaciones, tanto en humanos como en animales, ha reforzado esa idea. Por ejemplo, una serie de experimentos realizados en ratones en 2005 demostró que, si los roedores corrían a paso moderado durante 30 minutos diarios, aproximadamente, durante varias semanas, tenían mayores probabilidades de sobrevivir un tipo de influenza viral de roedores que los que no se ejercitaban.

No obstante, al mismo tiempo, algunas investigaciones indicaron que una rutina de ejercicio extenuante podría reducir nuestras respuestas inmunitarias de manera temporal en los momentos posteriores al ejercicio, exponiéndonos a un mayor riesgo de contraer una infección oportunista después de ejercitarnos. Esta posibilidad se conoció como la teoría de la “ventana abierta” y se basó en experimentos realizados en animales y en humanos, demostrando que las células inmunitarias inundaban nuestro torrente sanguíneo inmediatamente después de un ejercicio arduo y luego desaparecían de forma abrupta, pues, presuntamente, morían a consecuencia del estrés del ejercicio. Al parecer, esta desaparición nos dejaba con niveles reducidos de las células que reconocen y combaten patógenos intrusos, lo cual dejaba una una ventana abierta para que entraran los gérmenes.

No obstante, experimentos subsecuentes y sofisticados de nuevo ofrecieron una explicación distinta. En experimentos destacados realizados en roedores, los científicos marcaron algunas de sus células inmunitarias con tintura fosforescente y los hicieron correr hasta el cansancio.

Después, los científicos notaron que los niveles de las células brillantes en sus torrentes sanguíneos alcanzaron su punto máximo y luego se desplomaron, como se esperaba, pero también descubrieron que pocas de esas células habían muerto; la mayoría en realidad había viajado a los pulmones, intestinos y otras partes del cuerpo que podían estar más vulnerables a la invasión de gérmenes durante el ejercicio. Al cabo de unas cuantas horas de actuar como centinelas, la mayoría de las células regresó al torrente sanguíneo, estabilizando los niveles de las células inmunitarias y sugiriendo que su vigilancia inmune se había reorientado mas no reducido.

 (Shutterstock)
(Shutterstock)

Del mismo modo, en un estudio publicado el año pasado, los ratones en forma y entrenados para ejercitarse, los cuales recibieron inyecciones con gérmenes inmediatamente después de una carrera extenuante, combatieron la infección mejor que los animales sedentarios, en gran medida, según demostró un análisis molecular, debido a que sus células inmunitarias se dirigieron hacia los patógenos y los encapsularon, mientras que esas mismas células se dispersaron de manera más difusa en los tejidos de los animales inactivos.

En conjunto, esta investigación acerca del ejercicio y nuestro sistema inmunitario nos dice que “hay poca o nula evidencia confiable de que el ejercicio aumente las posibilidades de desarrollar cualquier tipo de infección viral de manera directa”, comentó James Turner, coautor del análisis de 2018 acerca del ejercicio y el sistema inmunitario, además de profesor de Ciencias de la Salud en la Universidad de Bath. “Por lo tanto, es seguro ejercitarse, a pesar de las preocupaciones respecto del coronavirus”, concluye. De hecho, es probable que el ejercicio reduzca el riesgo de contraer una infección, dijo.

No obstante, hay algunas advertencias. Si no te has ejercitado últimamente, tal vez este no sea el momento ideal para comenzar una nueva rutina de ejercicio ambiciosa y extenuante en extremo. En los estudios de 2005, realizados con ratones e influenza, un grupo distinto de animales que corrieron vigorosamente durante semanas desarrollaron síntomas un tanto más graves y de mayor duración que los ratones que corrieron moderadamente antes de contraer las infecciones, aunque las diferencias fueron mínimas.

Tampoco ignoremos las reglas básicas de higiene y sentido común. Lávate las manos con frecuencia antes y después de ejercitarte; reduce tus rutinas de ejercicio o suspéndelas si te sientes mal; evita a los compañeros de entrenamiento que tosen o estornudan, y pasa una toallita húmeda por el equipo del gimnasio antes de utilizarlo. Un estudio del año pasado identificó gérmenes infecciosos en casi una tercera parte de las superficies de dieciséis centros de entrenamiento diferentes.

*Copyright: c.2020 The New York Times Company

Continuar leyendo

Publicidad

Calientes

Copyright © HierbaBuena Entrenenimientos, S.R.L. 2019. Todos los derechos reservados | Página desarrollada por TechnoQuick

EN VIVO