Danilo Medina anuncia nuevas medidas para enfrentar el coronavirus en RD

El presidente Danilo Medina anunció esta noche nuevas medidas económicas y sociales de protección y mitigación de los efectos derivados del COVID-19, enfermedad que ha cobrado la vida de 10 personas y contagiado a 392.

Dentro de las medidas en materia económica destacan:

1.- Los bancos eliminarán el pago mínimo
mensual sobre el balance de la deuda de la tarjeta.

2.- Eliminar el cargo por mora.

3.- El Banco de Reservas bajará la tasa de interés al consumo con tarjetas de crédito al 1% mensual.

Lea aquí el discurso completo:

Discurso del presidente Danilo Medina
con nuevas medidas por la pandemia del Coronavirus.

25 de marzo de 2020

Pueblo Dominicano,

Quiero comenzar estas palabras con un
enorme agradecimiento a todos los dominicanos y dominicanas.

Estamos sin duda ante circunstancias
extraordinarias, que nos han permitido comprobar que nuestra gente también es
extraordinaria.  

Nuestros médicos y enfermeras han
demostrado ser extraordinarios, nuestros militares y policías, también. Los
cientos de servidores públicos que, ya sea desde el 911, desde los planes
sociales del Gobierno o desde cualquier instancia, están atendiendo las
necesidades de la gente, están haciendo un trabajo extraordinario.

Pero no sólo ellos. Son igualmente
extraordinarios también los farmacéuticos, los prestadores de servicios de
salud privados, cada uno de los productores e industriales que siguen
trabajando para que no falten alimentos ni insumos en los supermercados, los
transportistas que los hacen llegar, los empleados de supermercados, los que
nos garantizan los servicios básicos de luz y agua, los que se han quedado en
las gasolineras a dar servicios, los colmaderos, los que siguen cocinando para
que funcionen los servicios de comidas a domicilio y todos aquellos que ponen
su salud en riesgo para ayudarnos a superar esta crisis.

Y son, por supuesto, extraordinarias las
cientos de miles de familias que permanecen en sus casas, siguiendo las
recomendaciones, actuando con solidaridad y responsabilidad, conscientes de que
esta batalla solo la ganaremos si actuamos juntos.

Gracias especialmente al Congreso Nacional,
a los honorables senadores y diputados, por la declaratoria de emergencia
nacional en un tiempo record.

¡Gracias, gracias a todos, porque al ver su
entrega, no me cabe duda de que nuestro país saldrá adelante!

Dominicanos y dominicanas,

Sé que esta situación está cambiando la
vida de todos. Que muchos están preocupados por sus familiares, especialmente
por los mayores, que otros enfrentan estos momentos separados de sus seres
queridos y que la mayoría mira hacia el futuro con más preguntas que
respuestas.

Por eso quiero que estén seguros de una
cosa: ¡no les vamos a dejar solos!

Vamos a superar estos tiempos difíciles y
lo vamos a hacer juntos. Como lo que somos: ¡una gran familia!

Y como en todas las familias, lo primero es
garantizar la salud de todos, hemos puesto en marcha las medidas excepcionales
que ya conocen para mantener a la población en sus hogares; pero también,
muchas otras para garantizar la debida atención a los enfermos.

En este momento contamos con centros de
salud públicos  con camas disponibles en áreas de aislamiento, habilitadas
para dar respuesta a los pacientes confirmados. Estamos, además, ampliando las
capacidades, rentando dos clínicas privadas completas que entrarán en operación
en los próximos días.

Al mismo tiempo, ya tenemos centros
ubicados en distintas partes del país y seguiremos ampliando la disponibilidad
de habitaciones, para alojamiento de aquellas personas con sospecha de tener la
enfermedad, o que hayan estado en contacto con enfermos, que aún no presenten
síntomas o sólo síntomas leves. Estos espacios estarán dedicados a garantizar
el cumplimiento de la cuarentena y el seguimiento a la evolución de su salud.

Anunciamos también que el gobierno
dominicano va a financiar el costo de la realización de las pruebas PCR para la
confirmación del coronavirus de los laboratorios privados autorizados.

Se cubrirán las pruebas para todas aquellas
personas que cuenten con prescripción médica y tengan 59 años o más y alguna
condición de salud debilitante, considerada de riesgo, como hipertensión,
diabetes, enfermedades respiratorias, cáncer, insuficiencia renal, entre otras.

De la misma forma, y siempre con
prescripción médica, se cubrirá el costo de la prueba a aquellos que presenten
dos o más síntomas.

Actualmente el Laboratorio Nacional está
realizando la prueba de forma gratuita y se están habilitando otros
laboratorios, tanto públicos como privados, para poder agilizar la capacidad de
respuesta.

Asimismo, como ya anunció el ministro de
Salud, a partir de mañana estarán disponibles los tests rápidos para detectar
el virus, que permitirán saber en pocas horas si un caso es positivo o no.

La Comisión de Alto Nivel que preside el
ministro de la Presidencia estará dando mayores detalles de estas y otras
medidas en el día de mañana.

Pueblo dominicano,

Tal como nos enseñaron nuestro mayores,
cuando el camino se pone difícil la mano se extiende primero a los que más
ayuda necesitan, porque aquí se trata de llegar juntos y de llegar todos, no de
llegar primero.

Y eso es exactamente lo que el Gobierno va
a hacer en este momento.

Extender su mano a todas las familias, pero
muy especialmente a todos aquellos que apenas tienen ingresos o que viven de lo
mucho o lo poco que consiguen saliendo a la calle todos los días, y que ahora
están esperando, sin saber cómo van a conseguir la comida de cada día.

Para todos ellos, la Comisión para Asuntos
Sociales está haciendo un trabajo comprometido, para hacer llegar de manera
segura a la población, los alimentos necesarios, casa por casa.

En este momento, el Plan Social de la
Presidencia está en capacidad de servir cada día a 45 mil familias con 3
raciones cada una, suficiente para nueve días de alimentación. A ese ritmo,
cubrirán cada semana a 315 mil familias en todo el territorio nacional.

Adicionalmente para los estudiantes, cada
semana se entregarán 1.3 millones de raciones de alimentos, suficiente para una
semana de alimentación por hijo.

Y para los niños de 0 a 5 años, que
recibían sus alimentos en las estancias infantiles, también se están
distribuyendo más de 22,000 kits de alimentación básica.

Y paralelamente, Comedores Económicos está
sirviendo más de 100 mil raciones de alimentos cocidos todos los días, en los
diferentes centros del país y a través de las cocinas móviles.

En definitiva, vamos a recorrer todos los
barrios y campos del país en busca de aquellos que necesiten alimentos y vamos
a asegurarnos de que les lleguen.

Pero, por supuesto, sabemos que una familia
tiene más necesidades además de la alimentación y que debe atender de manera
urgente. Por eso, la Comisión de Asuntos Económicos para la Emergencia ha
dispuesto un plan especial de respuesta a esta crisis, para hacer llegar ayuda
directa a los hogares.

Para los trabajadores informales de menores
ingresos y las familias en condiciones de vulnerabilidad, hemos dispuesto el
programa temporal de ayuda “Quédate en Casa”.

En concreto, a partir del 1 de abril, las
811,000 familias que hoy tienen la tarjeta Solidaridad y que reciben en
promedio 1,500 pesos mensuales, les vamos a realizar un aumento por dos meses
del componente “Comer es Primero”, para que dispongan de 5,000 pesos mensuales
para la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad en la Red de
Abastecimiento Social.

Sin embargo, además de estas familias, soy
consciente de que muchas más requieren de esa red de apoyo para enfrentar las
dificultades económicas que se avecinan.

Por eso, hemos identificado otras 690 mil
familias adicionales categorizadas como pobres o vulnerables por el Sistema
Único de Beneficiarios (SIUBEN), para que también reciban este apoyo temporal
del programa “Quédate en Casa”.

En suma, la tarjeta Solidaridad llegará así
a 1.5 millones de hogares y entregará 5,000 pesos al mes a cada uno de ellos,
desde el 1 de abril y hasta el 31 de mayo.

Además, vamos a privilegiar los hogares
cuyos jefes sean especialmente vulnerables al coronavirus, a quienes les
estaremos asignando un monto de 2,000 pesos mensuales adicionales, totalizando
así 7,000 pesos, para más de 350 mil hogares. A estos, muy especialmente, los
exhortamos a que, por su salud y la de sus seres queridos, se sumen a la
iniciativa “Quédate en Casa”.

Nuestro objetivo es llevar seguridad y
certeza donde más se necesita, sin banderías políticas ni partidarias, sin
favoritismos ni discrecionalidades.

Desde ya, hemos iniciado el proceso de
adherir 2,000 nuevos comercios a la Red de Abastecimiento Social, para evitar
cualquier escasez de productos y dar respuesta efectiva al aumento en la
demanda que generarán estas medidas.

A esos comercios les pido que asuman la
responsabilidad de cuidar de estas familias, ofreciéndoles precios justos y
productos de la mejor calidad.

Porque no queremos que la necesidad de
buscar comida sea más fuerte que el deseo de preservar la salud y empuje a la
calle a padres y madres de familia en busca de sustento, poniendo en riesgo su
vida y la de los suyos.

Dominicanos y dominicanas,

En todo el mundo, y República Dominicana no
es la excepción, estas nuevas reglas del juego que ha establecido el
coronavirus afectan no sólo a los más vulnerables.

Sectores enteros de nuestra economía, que
hasta hace un par de semanas eran el motor de nuestro crecimiento, se han visto
obligados a frenar en seco. Y eso no son sólo números; son miles de
trabajadores que se han visto obligados a quedarse en casa y empresarios que no
saben cómo van a hacer frente a sus obligaciones si no reciben ingresos.

Esto incluye tanto a trabajadores formales
como informales. Todos se están viendo afectados por la disminución de la
actividad económica.

Como recordarán, en mi anterior discurso
anuncié varias medidas de apoyo a los sectores productivos para proteger
especialmente los empleos. Pero ahora, hemos decidido ir más allá y hacer
llegar ayuda directa a cada trabajador.

Hemos diseñado mecanismos de apoyo directo
a trabajadores formales e informales, así como a las familias más vulnerables,
con la finalidad de mantener un nivel mínimo de consumo de los hogares, que son
la columna vertebral de la economía del país.

En cuanto a los trabajadores formales,
sabiendo que muchas empresas han tenido que parar sus operaciones o
disminuirlas a niveles mínimos, afectando así a cientos de miles de
trabajadores, quiero decirles que este gobierno no los va a dejar desamparados.

A los sectores económicos en que hemos
dispuesto el cese temporal de operaciones, les anuncio hoy que el Gobierno se
compromete a entregar hasta 8,500 pesos del salario de los empleados formales
que hayan sido suspendidos.

Pero también sé que hay muchas empresas
que, aunque no hayamos dispuesto el cierre de sus operaciones, están teniendo
dificultades y disminuciones de sus actividades económicas, y que eso puede
afectar a sus empleados.

Por eso, también he dispuesto que la
Comisión Económica trabaje directamente con esas empresas, a fin de disponer la
cobertura de un porcentaje del salario, que puede llegar a los $8,500 pesos
mensuales, con la finalidad de que mantengan en su nómina a los trabajadores,
facilitando así la estabilidad laboral y los ingresos de cientos de miles de
familias.

En esta modalidad, el Gobierno aportará un
porcentaje del salario y  las empresas sólo deberán cubrir la diferencia
para completar al menos el 70% del salario de cada trabajador, siempre a cambio
de que los empleos sean preservados.

Estas medidas, al igual que las del programa
“Quédate en casa” estarán vigentes, por el momento, desde el 1 abril hasta el
31 de mayo.

Invitamos a todas las empresas a que se
hagan solidarias con los trabajadores, de manera que, trabajando juntos,
podamos garantizar estas medidas.

En definitiva, el gobierno va a garantizar
que todos los empleados puedan seguir haciendo la compra en las próximas
semanas y esperando en sus hogares a que esto finalice, con la tranquilidad de
que sus empleos los esperarán a su regreso.

En total, sumando los beneficiados por el
programa Fondo de Asistencia Solidaria a Empleados (FASE) y el programa
“Quédate en Casa” que aumenta los beneficios de la tarjeta Solidaridad, estamos
asegurando ingresos para más de 5.2 millones de dominicanos, casi la mitad de
la población dominicana.

Y como sé que algunos se estarán
preguntando de dónde saldrá ese dinero, aquí está la respuesta:

En relación al costo de las medidas
anunciadas para apoyar el empleo en los sectores formal e informal y de otras
medidas para apoyo al sector salud, hemos identificado fuentes para
financiarlas por un monto aproximado de hasta 32,062.5 millones de pesos.

De estos, 12,000 millones de pesos serán
obtenidos a partir de los recursos de las reservas técnicas en exceso que tiene
el Instituto Dominicano de Prevención y Protección de Riesgos Laborales
(IDOPPRIL).

Además, tendremos acceso a alrededor de
12,000 millones de pesos a través de un préstamo del Banco Central al Gobierno,
en atención a la situación de emergencia nacional declarada por el Congreso
Nacional.

Finalmente, hemos gestionado el desembolso
de 150 millones de dólares de un financiamiento ya contratado para casos de
emergencia con el Banco Mundial.

En el día de hoy, la Comisión Económica
acordó con la Asociación de Bancos Comerciales flexibilizar su política de
costo a servicio de financiamiento al consumo vía tarjetas de crédito.

Y en este sentido, les informamos también
que durante los próximos 3 meses, a partir de hoy, se han tomado las siguientes
medidas:

1.- Los bancos eliminarán el pago mínimo
mensual sobre el balance de la deuda de la tarjeta.

2.- Igualmente, se eliminará el cargo por
mora.

3.- El Banco de Reservas decidió bajar la
tasa de interés al consumo con tarjetas de crédito al 1% mensual.

Exhortamos a los demás bancos a tomar
medidas similares.  

La Comisión Económica para el estado de
emergencia dará más detalles técnicos de estas y otras mediadas en el día de
mañana.

Dominicanos y dominicanas,

Como les dije, hoy vengo a hablarles con el
corazón y, por supuesto, con la verdad.

Y la verdad es que el mundo entero está
enfrentándose a lo inimaginable y que, cuando esta situación comenzó, nadie
estaba preparado para ella.

China no lo estaba. Europa no lo estaba.
Estados Unidos tampoco lo estaba. Pero la verdad es, también, que eso ha
enseñado a la humanidad que debemos aprender juntos, de los aciertos y de los
errores.

Hoy, más que nunca, se hace necesario un
liderazgo global a la altura de las circunstancias, capaz de tomar decisiones
conjuntas, capaz de mirar más lejos, pensando en toda la raza humana y en el
largo plazo.

Nuestra ventaja como país, si puede
llamarse así, es que hemos podido ir aprendiendo de lo que otros países ya han
vivido en los últimos meses y tuvimos la posibilidad de tomar medidas
tempranas.

Además, tenemos cada vez más información
sobre cómo dar respuesta, al tiempo que la ciencia sigue avanzando, con mejores
tratamientos, con investigación sobre la vacuna y, sobre todo, con más
solidaridad que nunca.

Esa solidaridad es la que está haciendo
posible que el mundo pueda comenzar a ver una luz de optimismo al final de este
túnel.

Los países que primero fueron afectados por
la pandemia, China, Corea del Sur, Singapur y Japón han demostrado que con
medidas sostenidas de distanciamiento social se puede, primero detener y luego
revertir, el avance del virus. Y ese debe ser nuestro norte.

Por supuesto, no podemos confiarnos, y de
ninguna manera podemos bajar la guardia; pero avancemos paso a paso, siguiendo
todas las recomendaciones, tomando las medidas preventivas y, sobre todo,
permaneciendo en casa.

Por favor quédense en casa, para que
podamos superar esta situación de la mejor forma posible.

Desde el Gobierno estamos dedicados todo el
tiempo a darles respuesta, a ofrecerles todo el apoyo necesario. Sin descanso,
sin escatimar esfuerzos, dando lo mejor de cada ser humano, para protegerlos,
para preservar su bienestar.

Sabemos que en el proceso se han podido
cometer errores y es posible que se vuelvan a cometer. Pero de una cosa pueden
estar seguros: en cada decisión nos guía únicamente la mejor voluntad de
preservar la vida de nuestra gran familia dominicana por encima de todo.

Estamos en un momento de vital importancia.
Por eso, ahora más que nunca la ayuda de todos los dominicanos es crucial.

Escuchen bien, pongan atención, por favor:

La enfermedad está ahora en una fase en el
que podría multiplicarse rápidamente. Para que esto no ocurra, lo más
importante es evitar el contacto. Por eso les digo una vez más: No lo tomen a
la ligera. No salgan de casa, no estén desprotegidos, mantengan una distancia
de 2 brazos entre las personas, lávense las manos cada vez que salgan y cuando
toquen puertas u otras superficies de lugares públicos no se lleven las manos a
la boca, a la nariz o a los ojos. Créanme, estos gestos aparentemente sencillos
pueden salvar su vida y la de muchas personas más.

¡Detengamos el avance del virus ahora!
¡Hagámoslo juntos! ¡Seamos responsables!

Por supuesto, sé que para muchos lo que
parece una frase sencilla: “quédate en casa” es, en realidad, un gran reto.
Algunos no tienen un lugar al que llamar casa y en otros casos sus hogares no
reúnen las mejores condiciones: porque no hay espacio para todos, porque a
veces se pelea y se discute, porque no alcanza la comida.

Créanme, no pasa una hora del día sin que
piense en todas esas dificultades y en cómo ayudar a aliviarlas.

Por eso hoy he querido anunciarles
personalmente este paquete de iniciativas, que precisamente tratan de dar
respuesta a cada situación.

Y, por supuesto, sepan también que de
acuerdo a la evolución de la situación y a las posibilidades de nuestro Estado,
iremos evaluando tomar medidas adicionales, que pueden ser más radicales.

Finalmente, les pido una vez más, por
favor, que saquen lo mejor de sí mismos, que miren con los ojos del corazón,
que traten de no perder la paciencia con sus seres queridos, que no descarguen
su frustración contra los niños o las mujeres. Piensen primero en permanecer
sanos, en salvaguardar la vida de nuestros abuelos y padres, en proteger a
nuestros hijos.

Es tiempo de recogimiento, de oración, de
paz, de unión. Es tiempo de reflexionar sobre lo que es realmente importante.

Quédense en casa, por favor. Y permitan que
el trabajo de los que deben salir para seguir dando solución a esta situación,
valga realmente la pena.

Tengan fe, sean pacientes y no duden,
porque el sacrificio y la bondad de nuestro pueblo será visto por Dios, en su
infinita misericordia y Él será nuestra guía.

Buenas noches, que Dios los bendiga a todos
y muchas gracias.