fbpx
Siguenos

Nacionales

Discurso completo de Danilo Medina en el lanzamiento de su campaña electoral

El presidente Danilo Medina habló durante más de una hora en el Palacio de los Deportes donde su campaña electoral fue lanzada oficialmente.

Publicado

en

El presidente Danilo Medina habló durante más de una hora en el Palacio de los Deportes donde su campaña electoral fue lanzada oficialmente. 

Alrededor de las 11:00 de la mañana, inició un discurso con el que agradeció al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), a su presidente Leonel Fernández, y a todos los simpatizantes y partidos aliados que apoyan con candidatura. 

Medina busca reelegirse como presidente de la República para el período 2016-2020. Afirmó que si gana, ese sería su último gobierno. 

También habló de los logros de su gobierno como la tanda extendida, las estancias infantiles, el sistema 9-1-1, la extensión de la línea 2 del Metro de Santo Domingo, ls visitas sorpresas, el programa Quisqueya Aprende Contigo, entre otros. 

Destacó que su gobierno se ha destacado por la transparencia y eficiencia para las compras públicas. 

Además dio un adelanto, de su propuesta de gobierno, que presentará en las próximas semanas. 

 

A continuación el discurso completo de Danilo Medina durante el lanzamiento oficial de su campaña política:

Compañero 
Dr. Leonel Fernandez, Presidente del Partido de la Liberación Dominicana y Ex Presidente 
de la República.

Compañero Dr. Reinaldo Pared Pérez,
Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana

Dra. Margarita Cedeño de Fernández, Vicepresidenta de la República;

Mi querida esposa Cándida Montilla de Medina, Primera Dama de la República;

Compañeros del Comité Político y Miembros del comité Central del Partido de la Liberación Dominicana; 

Senadora Cristina Lizardo
Presidenta del Senado de la República;

Diputado Abel Martínez
Presidente de la Cámara de Diputados de la República Dominicana;

Ing. Miguel Vargas Maldonado,
Presidente del Partido Revolucionario Dominicano;

Presidentes de Partidos Aliados;

Señor Esteban Díaz Jáquez;

Señor  Emilio Rivas;

Señor José Francisco Peña Guaba;

Señor Luís Acosta Moreta;

Señora Maritza López de Ortiz;

Señor Trajano Santana;

Señor José Antolín Polanco;

Señor  Nelson Didiez;

Señor Jorge Radhamés Zorrilla Ozuna;

Señor Rafael Peguero Méndez;

Señor Miguel Mejía;

Señores Miembros del Directorio Presidencial 
Balaguerista;

Señores Invitados Especiales;

Distinguidos Miembros de la Prensa;

Amigos todos.

Dominicanas y dominicanos:

Traigo en el 
corazón tres fuertes sentimientos: 
alegría, gratitud y amor. 

A mi pueblo y a mi país.

A mi querida familia, a mi esposa Candy, mis hijas Sibeli, Vanessa y Ana Paula, que me dan fuerza todos los días, para continuar adelante. 

A ustedes, compañeras y compañeros de mi amado PLD.

A ustedes, compañeras y compañeros que componen la amplia alianza que nos apoya.

A usted, Presidente Leonel Fernández, cuyos éxitos y realizaciones nos han servido de punto de partida y fueron la antorcha que tomamos para seguir avanzando en la modernización de nuestro país.

A ustedes,  inmensa multitud de electores independientes que nos honran con su confianza en el poderoso sector externo.

A ustedes, que nos están viendo por televisión, por radio y por internet, en todo el país y en las diferentes partes del mundo donde laten corazones dominicanos.

A ustedes, compañeras y compañeros, que vinieron de todas las regiones para esta gran fiesta democrática.
 
Bienvenidos, compañeras y compañeros!

Esta es la fiesta de la unión. 

Esta es la fiesta del progreso y de la justicia.

Esta es la fiesta de la igualdad y de la oportunidad.

Esta es la fiesta de la acción y de la inclusión!

Quiero compartir, con todos ustedes, esta alegría y gratitud, que está por encima de las clases sociales, 
de los colores, de los credos, del género,  del nivel intelectual o de la edad.

Pero además, quiero hoy, discutir el presente y el futuro de nuestro país. 

Quiero, ante todo, exponer y compartir nuevas ideas.

Renovar la confianza y la esperanza.

Y, así, pedir humildemente el apoyo de todas las dominicanas y todos los dominicanos, para que sigamos transformando nuestro querido país. 

Quiero que sepan que estoy hoy aquí para comprometerme una vez más con todos ustedes. 

He venido a renovar mi promesa de seguir a su lado, trabajando juntos.

Con más entrega, con más voluntad, con más fuerza que nunca.

Sembrando más esperanza, para continuar soñando juntos y para que, en cada amanecer, veamos un poco de nuestro sueño realizado.
 
En mi tarea diaria, no olvido nunca las palabras inspiradoras del líder y maestro, el profesor Juan Bosch, cuando dijo: “Un gobernante democrático debe tener oídos activos para escuchar la verdad, ojos abiertos para ver lo mal hecho antes de que se realice, mente vigilante para que nada ponga en peligro la libertad de cada ciudadano, y un corazón dedicado día y noche solo al servicio del pueblo”.

En mi vida siempre he sido y quiero ser una persona que no se canse de aprender y conocer más a su pueblo!
 
Y una de las cosas más importantes  que aprendí, como político y como presidente, es que un país solo puede avanzar si vive en paz y unión.
 
He gobernado buscando la paz y la unión – y es con estas palabras clave como quiero abrir esta campaña.

Si los dominicanos me dan la honra de reelegirme, las palabras sagradas de mi segundo –y último gobierno- serán: Paz, Unión,  Progreso y Justicia Social.

Y los tres ejes que van a impulsar nuestros avances serán:

1. Desarrollo económico con desarrollo social; 
 
2. Innovación con educación formadora y capacitadora; 

3. Ética y lucha implacable por la transparencia.

Estos ejes van a acelerar nuestra revolución social pacífica y ordenada;

Nuestra revolución tecnológica moderna y humana;

Y nuestra revolución ética, moralizadora y libertadora. 

Mis amigas y amigos,

Hoy, cuatro años después, puedo mirar a los ojos a cada uno de ustedes y decir que nuestro país está mejor. 

Que hemos avanzado mucho. 

¡Que conseguimos hacer realmente mucho de lo que nunca se había hecho!

Y lo logramos con el apoyo de todos ustedes! 

Gracias por su confianza! 

Gracias por creer que era posible!!

Pero confieso, sin ninguna frustración, muy por el contrario, con un fuerte optimismo, que aún no estoy satisfecho: que podemos hacer mucho más.

Siempre se pueden romper barreras. 

Siempre se puede transformar la experiencia en nuevas energías.  Y las nuevas energías en nuevos logros.

Estoy feliz, sí, porque fuimos uno de los países que más creció del mundo,– pero no estoy plenamente satisfecho!

Estoy feliz, sí, porque fuimos uno de los países que más redujo la pobreza – pero no estoy plenamente satisfecho!

Estoy feliz y plenamente satisfecho solo con un cosa: 
haber cumplido prácticamente con todo lo que prometí y, especialmente, haber sido un presidente que vive en medio de la gente.

Un presidente que siempre está con ustedes;
Que escucha sus problemas;
Que abraza y es abrazado en las calles;
Que visita y es visitado;
Que dialoga con el pueblo todos los días, todas las semanas, para resolver pequeños y grandes problemas.
Por eso, sin miedo a contestación, puedo usar como lema en esta campaña la consigna,
 
¡"SIEMPRE CON LA GENTE"! 

Y pedirles a todos ustedes que me sigan acompañando en esta nueva marcha!

Dominicanas y dominicanos,

Hicimos mucho y haremos mucho más.

Juntos, creamos 400 mil nuevos puestos de trabajo 

Y vamos por más! 
Juntos, conseguimos sacar a más de 780 mil personas 
de la pobreza:

Y vamos por más! 
Juntos, ayudamos a más de 420 mil personas a salir de la pobreza y pasar a la clase media;

Y vamos por más! 
Juntos, hicimos que la inversión social creciera en decenas  de miles de millones; 

Y vamos por más! 
Juntos, hemos logrado que un millón de estudiantes se incorporen a la tanda extendida, con mejor educación y alimentación;

Y vamos por más! 
Juntos, hicimos que más de 800 mil personas adultas superasen el analfabetismo;

Y vamos por más! 
Juntos hicimos que el servicio 9-1-1 se transformase en un excelente sistema de atención de emergencias, tanto de salud como de combate al crimen;

Y vamos por más! 
Tenemos hoy, más de 6 millones 300 mil personas incorporadas a la seguridad social; 

Más de 3 millones en el régimen subsidiado, lo que significa el 92% de la población pobre;

Y vamos por más! 
Nuestra política económica está atrayendo inversiones internacionales y nacionales, como apoyando al pequeño productor local.

Y vamos por más, hacia una nueva era de desarrollo económico y desarrollo social, que está naciendo – y no puede parar!

Una nueva era de bienestar para todos, pero que empieza por los que más necesitan. 

Mis amigos y amigas,

No estaré satisfecho hasta que el progreso alcance a todos.

Cuando el crecimiento signifique una mesa llena de alimentos para todos.

Cuando economía sostenible y desarrollo signifique cada vez más, empleo de calidad e ingresos dignos para las familias.

Cuando bienestar signifique seguridad eficiente, el fin del miedo a salir de noche, y la recuperación de la confianza entre la policía y los ciudadanos.

Cuando progreso signifique más escuelas de calidad que abran, de hecho, puertas y oportunidades para el futuro.

Tenemos que alcanzar eso de la forma más rápida y más eficiente posible. 

Es el momento, por tanto, de promover dos grandes aceleraciones: 

Una en la macro-economía, atrayendo más inversiones, desarrollando más tecnología y generando más empleo.

Y otra, aún más esencial, en la micro-economía, haciendo que el progreso entre por la puerta de todos los hogares dominicanos.

Quiero ser el presidente de la economía familiar!

Eso significa impulsar cada vez con más fuerza las acciones que ya hemos puesto en marcha: 
educación de calidad, micro-crédito, asistencia de salud y seguridad ciudadana, para crear un círculo virtuoso que proteja a todas nuestras familias. 

Eso significa, por encima de todo, seguir apoyando la gigantesca fuerza emprendedora de los dominicanos, porque son ellos los que mueven nuestra economía.

Eso significa continuar apoyando al pequeño y mediano productor rural, porque son ellos los que extraen de la tierra nuestra riqueza. 

Y dar a las familias del campo y de las pequeñas ciudades las mismas oportunidades que tienen en los grandes centros urbanos.
 
Eso significa continuar modernizando, equipando y formando a nuestra policía, para que 
sea cada vez más protectora de los ciudadanos honestos e implacable con el crimen.

Eso significa continuar dando prioridad a los que más necesitan, sacando a millones de personas de la pobreza, acabando con la miseria.

Y esto significa, por supuesto, apoyar como nunca a nuestra clase media. 

Para que siga ampliándose y sea el motor que nos permita convertirnos en una sociedad plenamente desarrollada y justa. 
Pero solo alcanzaremos esta meta si nos unimos todos, en un gran compromiso de paz y confianza.

Por eso, anuncio, ahora, que el principal eje de mi campaña será el llamamiento a un GOBIERNO DE PROGRESO Y UNIDAD NACIONAL basado en ocho pilares:

1. Fortalecimiento de la economía familiar

2. Disminución 
de la pobreza, y erradicación de la pobreza extrema.

3. Reducción de la desigualdad y fortalecimiento de la inclusión.

4. Fortalecimiento del crecimiento y del empleo en la ciudad y en el campo.

5. Estímulo a la innovación, la investigación y 
el desarrollo 
de nuevas tecnologías. 

6. Fortalecimiento de la seguridad ciudadana 
contra grandes y pequeños delitos.

7. Fortalecimiento de la educación y de la salud.

8. Fortalecimiento de la transparencia.

Dominicanas y dominicanos,

En las próximas semanas les daremos a conocer los detalles del plan de gobierno que serán la base de mi segundo y último mandato como presidente de la República.

Sin embargo, hay algunos puntos clave que me gustaría adelantarles, porque sé que son prioridades para el pueblo dominicano y, como tales, vamos a darles respuesta. 

En los próximos cuatro años de gobierno nos comprometemos a:

1. Continuar reduciendo sustancialmente la pobreza. 

No les quepa duda, seguiremos trabajando sin descanso para sacar a cientos de miles de dominicanos más de la pobreza y la vulnerabilidad. 

2. Crearemos 400,000 mil puestos de trabajo adicionales. 

Sí, amigos y amigas. 
Tras superar esta meta en estos últimos 4 años, 
me comprometo a lograrla de nuevo en el próximo período 2016 – 2020.

Crearemos 400,000 nuevos puestos de trabajo formales y decentes.
 
En especial, apoyaremos como nunca antes la inserción laboral de los jóvenes. 

Conectaremos, en todo el país, las oportunidades de empleo con los perfiles de decenas de miles de jóvenes que podrán, así, iniciar su vida laboral.

Vamos a mostrarles de nuevo el camino a nuestros jóvenes!!

Vamos a apoyarlos, para que comprueben que la formación y el esfuerzo son el verdadero camino hacia el futuro. 

Vamos a transformar a esa generación ni-ni, en generación 
sí-sí, que sí estudia y sí trabaja!!

3. Aumentaremos la cobertura de la seguridad social hasta el 80% de 
la población total, incluyendo el 100% de la población de menores ingresos. 
Vamos a seguir dando grandes pasos para garantizar salud gratuita y de calidad a nuestro pueblo.

4. Pondremos en marcha la iniciativa: un estudiante, una computadora. Un maestro, una computadora. 

A partir del 2016 y de manera escalonada en todo el país, a cada estudiante y a cada profesor del sistema público se le hará entrega de su propia computadora, para así dotar a nuestros jóvenes de todas las herramientas necesarias en la era de la información.

5. Continuaremos ampliando 
el 9-1-1.

Porque ha demostrado ser una herramienta excepcional para la atención a emergencias y la reducción del delito. 
Vamos a seguir extendiendo el sistema en todo el país. 

6. Crearemos el primer centro de atención integral a la mujer. 

Le prometí a las dominicanas que nunca las dejaría solas. 

En mi segundo gobierno, daré otro gran paso en nuestro apoyo a las mujeres, con la puesta en marcha del primer centro de atención integral a la mujer. 

Allí se brindarán servicios especializados, como atención integral a la violencia de género, capacitación laboral, apoyo a emprendedoras y promoción de la salud materno-infantil. 

Nuestro objetivo es que este sea el primero de muchos centros en todo el país, para alcanzar el pleno bienestar y la plena igualdad de las mujeres dominicanas.  

Además, en los próximos cuatro años nos proponemos avanzar como nunca se ha hecho en otras áreas clave para la población.

Como la construcción de viviendas de bajo coste, el ordenamiento y modernización del transporte y la mejora de la seguridad vial. 

Ustedes me conocen y pueden creer en mi palabra. 

Cuando hago estos compromisos es, igual que hace 4 años, porque tengo la firme voluntad de cumplirlos!

Mis amigas y amigos,

Dejo por último – y para poder profundizar mejor- dos importantes propuestas.

Una se refiere a la revolución de inclusión digital que pretendo liderar en los próximos cuatro años, y que nos hará entrar, definitivamente, en el siglo XXI. 

La otra corresponde al vigoroso programa de fomento de la transparencia, que nos ayudará a salir de un cierto atraso político y ético que se remonta 
ya a varias décadas. 

Comenzaré con el Programa República Digital, una propuesta clave de nuestra próxima gestión. 

Se trata de un moderno y osado programa de inclusión digital, capaz de beneficiar a todos los dominicanos y dominicanas, sin excepción. 

Ya somos uno de los paraísos del turismo mundial.

A partir de ahora, queremos ser, también, el país 
de las nuevas tecnologías en El Caribe!

Con voluntad política y la suma de esfuerzos de gobierno, empresariado, comunidad académica y sociedad civil, podremos, 
en el corto plazo, dar un gran salto cualitativo hacia el futuro. 

Buscaremos alianzas con líderes mundiales de la información y comunicación y, así, aceleraremos nuestro ingreso en una de las áreas más dinámicas del mundo moderno.
 
Todo comienza por facilitar el acceso a internet a todos los ciudadanos.

Ya está más que probado que internet tiene un poderoso efecto en la educación, la salud, la integración con la economía mundial, el comercio, la productividad, el empleo, 
la seguridad, la democratización, la ciudadanía y la cohesión social. 

Y sabemos que es falso el concepto de que la información y la tecnología de la comunicación son un lujo.

Por el contrario, son herramientas esenciales para el progreso y la superación de la pobreza en todos 
los niveles.

Vale recordar que, en su nacimiento, determinadas innovaciones, como la energía eléctrica, el teléfono o la televisión, fueron consideradas inútiles e inaccesibles para los pobres.

Y todos sabemos lo que, de hecho, ocurrió después.

Por eso, quiero que el Programa República Digital, y su brazos operacionales, el proyecto Banda Ancha para Todos y los Centros de Tecnología de la Información y la Comunicación, sean prioridades en mi próximo gobierno.

Con ellos, podemos generar empleo, conocimiento, tecnología, productos y servicios, pero también más democracia, más igualdad y más transparencia.

Quiero, por encima de todo, que República Digital sea un programa colectivo construido por amplios sectores de nuestra sociedad, en alianza con inversores internacionales, si es necesario.
 
Y tengo la certeza de que así será!

Dominicanos y Dominicanas,

La corrupción no es un defecto exclusivo de un país, de un partido o de un determinado grupo social.

Existe en todos los países del mundo. 

La diferencia es la forma en que cada país lidia con ella. 

Hay algunos países que son tolerantes y por eso no tienen el respeto del mundo. 

Y hay otros que son implacables con ella. Ese es el grupo al que debemos pertenecer – y hemos luchado para lograr eso.

La lucha por la transparencia y el imperio de la ley es una tarea conjunta de las instituciones públicas y de toda la sociedad. 

No serán jamás el dramatismo, la demagogia, el oportunismo electoral o la caza de brujas los que mejorarán este ambiente.

Mucho menos la tolerancia, la ingenuidad y el conformismo.

Es necesaria la acción permanente de todos los poderes y de toda la sociedad.

Ignorar la corrupción es una omisión imperdonable y un error grave para cualquier miembro de cualquier poder de la República.

Pero transformarla en bandera única es un equívoco, una exageración y una gran demagogia. 

Los candidatos sin propuestas y sin apoyo, usan esta bandera fácil.

Pero el pueblo no es tonto y sabe distinguir quien quiere, puede y es capaz de ofrecerles hechos, no palabras.

Pueden estar seguros, en la batalla por la honestidad y el cumplimiento de la ley estamos y estaremos siempre del mismo lado.
 
Del lado de la rectitud, de las cosas bien hechas, o como dice el pueblo, por la línea. Desde el primer día de mi mandato, hemos trabajado sin descanso para cerrarle las puertas a las malas prácticas y ejercer un gobierno limpio y eficiente. 

En estos cuatro años, actuamos fuertemente en acciones preventivas y saneadoras.

Podemos decir, sin faltar a la verdad, que hemos avanzado como nunca en materia de transparencia y eficiencia en la gestión pública.

Hemos dado seguimiento, con rigidez, a las compras y pagos del gobierno, buscando la máxima transparencia y honestidad.

Hemos incorporado nuevos mecanismos de supervisión, eliminado duplicidades en nóminas, mejorado sustancialmente el control del presupuesto público y las contrataciones… 

Pero estamos dispuestos a avanzar más. 

Mucho más.

Junto a los otros poderes del Estado – el legislativo y el judicial – necesitamos ahora, crear mejores mecanismos de control y seguimiento que permitan la aplicación estricta de la ley, hasta sus últimas consecuencias.

Es preciso entender que, en una democracia, existen tres poderes independientes, soberanos y complementarios.

Cada uno con atribuciones y límites bien claros.

Por más que quiera, un presidente no tiene el poder de condenar a los malhechores. 

Para eso existen las leyes, creadas por el poder legislativo, que son ejecutadas por el poder judicial.

Pero un presidente, sin duda, puede hacer mucho.

Puede y debe liderar una permanente cruzada ética, que comienza con su ejemplo de integridad y honestidad personal.

Puede y debe defender el patrimonio público y no transigir, jamás, con cualquier tipo de irregularidades o cosas mal hechas.

Puede convocar a la sociedad, como hago ahora, para que promovamos juntos una revolución ética moralizadora y modernizadora.

Tienen mi palabra, vamos a liderar esa revolución y vamos a ganar esa buena batalla también!

Mis amigas y mis amigos,

En época de elecciones todos prometen. 

Pero solo hay un tipo de político que puede prometer de verdad: aquel que ya lo hizo y que cumplió lo que prometió.

La prueba de veracidad de las palabras que salen de la boca de un político son las obras que ya realizó.

Su vida pública, su biografía personal y su vida privada. 

Las palabras son bellas, son hermosas para hacer poemas, son importantes para formular ideas y para comunicarse pero, por sí solas, esas palabras no tienen la capacidad mágica de hacer. 

Quienes hacen son los hombres y las mujeres que aman verdaderamente a su pueblo y trabajan por él. 

Y solo quien ya hizo mucho puede hacer mucho más!

Quien trabaja sabe que las cosas no se hacen de un día para otro.

Que es imposible hacer todo en cuatro años.

Que es necesario más tiempo para hacer más y mejor. 

Yo quiero ser, cada vez más, la fuerza de la esperanza, de la unidad, de la paz y del trabajo.

Pero no soy ingenuo. 

Sé que no es sencillo apostar a la esperanza y a la unión. 

Sé, que hace falta coraje. 

Siempre hay quien busca el camino contrario, el de mirar solo por los intereses propios. 

Ese es el camino fácil. 

Siempre hay quien prefiere ver el vaso medio vacío.

Hablar solo de lo que aún falta por hacer.

Apuntar con el dedo para acusar y descalificar.

Ese discurso siempre está ahí y siempre estará.
 
Pero yo no creo en nada de eso. 

Y creo que ustedes tampoco quieren nada de eso. 

Los pueblos no quieren que sus líderes busquen culpables, quieren que busquen soluciones. 

En eso es en lo que yo creo!!

Yo creo que, como hizo Martin Luther King, nosotros también podemos soñar.

Podemos tener nuestro propio sueño dominicano, y podemos hacerlo realidad. 

Podemos tener un país decidido a formar a sus jóvenes para competir en el mercado global, pero también 
para ser siempre  solidarios con el que menos tiene.

Podemos tener un país donde los trabajadores sientan orgullo del crecimiento económico, pues este no solo se produce con su esfuerzo, sino que además les beneficia. 

Podemos tener un país donde los empresarios no solo acepten, sino que impulsen activamente mejoras en la vida de los trabajadores, porque solo así alcanzaremos todo nuestro potencial. 

Podemos tener un país orgulloso de su identidad y soberanía, y al mismo tiempo completamente abierto a colaborar, aprender  y ayudar en el gran mundo en el que vivimos. 

Podremos ser, cada vez más, un país que respeta a sus vecinos más débiles, pero que no se somete a ningún país más poderoso.

Podemos tener un país donde nuestras tradiciones y valores más arraigados caminen de la mano con la tolerancia y los cambios que necesitan las nuevas generaciones.

Podemos sacar fuerza de lo mejor de nuestro pasado para avanzar hacia el futuro, con más confianza que nunca. 

En verdad, hay muy poco que no podamos conseguir si seguimos por este camino. 

Pero para lograr eso, nuestro país no puede parar.
 
No podemos interrumpir lo que está funcionando!

Estamos orgullosos del camino recorrido en los últimos 12 años, de todo lo logrado y de todo lo cumplido. 

Pero, sobre todo, estamos llenos de entusiasmo, energía y amor a nuestra patria para seguir avanzando a paso firme y acelerando los cambios que ya están en marcha y deberán ser irreversibles. 

Créanme cuando les digo que la República Dominicana puede cumplir su histórica misión libertaria. 

La misión de dar a todos sus hijos e hijas educación, seguridad, oportunidades y orgullo de pertenecer a esta tierra querida. 

Eso es lo que el gran líder pacificador de la India, Mahatma Gandhi nos quiso decir al afirmar que uno mismo debe encarnar el cambio que quiere ver en el mundo.

Nuestro partido y nuestro pueblo, ustedes, encarnan ese cambio. 

Han andado un largo camino en estos últimos años.  

Hemos logrado fortalecer nuestra soberanía.

Hemos logrado consolidar nuestra democracia.

Hemos logrado reducir a nuestros grandes enemigos: me refiero a la pobreza y la desigualdad.

Hemos hecho posible una serie de conquistas sociales ya irrenunciables.

Y todo esto lo hemos hecho en paz.  
En mucha paz.

No debemos subestimar nunca el valor de lo que hemos logrado como pueblo. 

Por el contrario, debemos recordarlo, no para ser autocomplacientes, sino para reconectar con este espíritu que nos permitirá lograr mucho más.

Este es nuestro proyecto de país. 

El proyecto que defendemos con orgullo y que vamos a dar a conocer pueblo a pueblo, casa por casa, en toda la República Dominicana.

El proyecto del PLD, de las fuerzas aliadas y de la modernización de la República Dominicana. 

Un país que quiere dejar la pobreza atrás para siempre.

Un país de empleos y salarios dignos.

Un país en el que la salud, la educación y la vivienda son derechos, no privilegios.

Un país en el que los jóvenes tienen futuro, las mujeres tienen equidad, los ancianos son protegidos y las minorías respetadas.  Un país seguro, en el que convivir y ser felices.

Un país en paz. 

Un país que rechaza el enfrentamiento estéril, que solo sirve a los egos de unos pocos, que se ganan la vida opinando sobre todo, pero sin ganas de cambiar nada. 

Vamos a salir a la calle, con el apoyo de todos ustedes, 
a decirle a toda la República Dominicana que seguiremos trabajando por su bienestar, por su futuro, por la felicidad de sus hijos. 

Vamos a mostrarles que este es el único proyecto capaz de llevar certeza y tranquilidad a los hogares dominicanos. 

Vamos a recordarles todas y cada una de las cosas que nunca se habían hecho y que hemos puesto en marcha. 

Vamos a comprometernos a seguir trabajando con seriedad, cumpliendo la palabra dada y sin improvisaciones.

Pero, sobre todo, vamos a contarles que viene mucho más, que vamos a seguir apostando por nuestro pueblo, por su capacidad de superación y por el sueño que compartimos.

Porque como dijo la Madre Teresa: 
Si miro a la muchedumbre nunca haré nada; si miro a uno solo, sí.

Por eso, nosotros hemos ido uno a uno, una a una. 
Hemos visitado pueblo a pueblo, proyecto a proyecto, familia por familia.

Los hemos mirado a los ojos, los hemos escuchado desde el corazón.

Porque sabemos que escuchar su lucha individual y sus necesidades es la única manera de asegurar que realmente estemos gobernando con el oído en el corazón del pueblo y nunca nos desviaremos de su latido.  
 
Y así hemos sumado pacíficamente las voluntades de millones de hombres y mujeres. 

Trabajando siete días a la semana!
Y así seguiremos! 

Mi querido pueblo dominicano, 

Nadie es perfecto, eso es cierto. 

Por eso, con la ayuda de Dios, queremos ser hoy mejores de lo que fuimos ayer y, mañana, mejores de lo que somos hoy. 

Nunca estaremos del todo satisfechos con lo logrado.

Pero también es cierto que no se puede tapar el sol con un dedo y los avances que hemos logrado son demasiado grandes para ocultarlos. 

Más de 700,000 personas que 
han salido de la pobreza, no se pueden ocultar.

Más de 800,000 dominicanos alfabetizados,
no se pueden ocultar.

865 mil familias que reciben el apoyo y acompañamiento del programa Progresando con Solidaridad, no se pueden ocultar.

Un millón de estudiantes en tanda extendida y miles de aulas, comedores y cocinas, no se pueden ocultar.

La construcción de viviendas para personas que viven en zonas de vulnerabilidad, 
como la Barquita, el Riíto en la Vega, Boca de Cachón y La Mesopotamia en San Juan de la Maguana, entre otros, no se pueden ocultar.

La extensión de la línea del metro hasta la Zona Oriental de Santo Domingo, no se pueden ocultar.

Más de 10 mil millones en financiamiento a través de 74 sucursales de la Banca Solidaria, que beneficiaron a más 210 mil microempresarios en todo el país, no se pueden ocultar.

Cinco millones 600 mil turistas, no se pueden ocultar.

Más de 50 mil millones de apoyo y financiamiento
al sector agropecuario, no se pueden ocultar.

Miles de kilómetros de carreteras, puentes, elevados y autopistas en 
todo el territorio nacional, no se pueden ocultar.

Decenas de  centros de diagnóstico, estancias infantiles, hospitales nuevos y reconstruidos en todo el territorio nacional, no se pueden ocultar. 

Más de 3 millones de afiliados al SENASA, no se pueden ocultar.

Más de 125 visitas sorpresa y los más de 650 proyectos que se han derivado de ellas, no se pueden ocultar!

Más de 300,000 emergencias atendidas por el 911, no se pueden ocultar.

Como peledeístas, como miembros del bloque progresista, este es el momento de mostrar nuestro orgullo por todo 
lo alcanzado!!

Por eso, les pido que salgan conmigo a la calle a celebrar con todo el pueblo dominicano el progreso y la esperanza de nuestro país. 

Vengan conmigo, para dar a conocer a todos y todas los proyectos que ya están en marcha y, sobre todo, los que nos proponemos realizar en los próximos 4 años, para completar nuestro legado 
al país. 

Acompáñenme! vamos a juntos a seguir desatando esa energía imparable que deberá llevarnos a un salto sin precedentes en nuestra historia!!

Porque es ahora, en realidad, cuando este país está, por fin, desplegando su auténtico potencial. 

Una energía que por fin está despertando. Que despierta gracias a la unión de todos. 

Que se nutre de esa unión y ese trabajo incansable, tesonero, digno!

Por eso, cuando salgan de aquí hoy, les pido a todos ustedes, miembros del PLD, aliados, simpatizantes, amigas y amigos, que en los próximos meses encarnen ustedes los valores que queremos para este país. 

Que en cada una de sus acciones y palabras seamos, ahora más que nunca, el ejemplo de ese país que queremos construir entre todos. 

Con honradez, con rectitud, con bondad, con respeto, con humildad. 

No olvidemos nunca las palabras de nuestro líder el profesor Juan Bosch: ”En política quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Vayamos con la certeza de que aún podemos ganar muchos aliados, muchos apoyos y que absolutamente ningún dominicano será nunca enemigo nuestro. 

Nuestro proyecto los necesita a todos, y vamos a buscarlos a todos. 

Vamos a buscarlos con nuestro mensaje y con un abrazo. 

Vayamos a sumarlos en las provincias, en los campos, en los barrios, con alegría y esperanza. 

Con la alegría y la esperanza de quien sabe que está haciendo algo grande, algo hermoso. 

Estamos cumpliendo la promesa de nuestros padres fundadores. 

Estamos luchando por el futuro de nuestros hijos.

Y no nos engañemos: 

Solo se avanza con buenas ideas!

Solo se avanza con coraje!

Solo se avanza con honestidad y sin benevolencia hacia lo mal hecho.

Solo se avanza con paz, amor y unión. 

Pero la paz que queremos es la paz viva, dinámica, cuestionadora y creativa. 

La paz de los campos llenos de vida, no la paz de los cementerios.

Queremos la paz de la conciencia tranquila, pero de la conciencia tranquila de los rebeldes y los que no tienen miedo. 

No la falsa paz de los conformistas, los cobardes y los hipócritas. 

Queremos la unión de los que tienen ideas, de los que debaten, dialogan y construyen consensos.

No la falsa unión de los silenciosos y de los miedosos.

Queremos la paz y la unión para avanzar, no para quedarnos paralizados.
 
Queremos la paz y la unión para acelerar los cambios y no para dejar todo como está.

Queremos la paz y la unión para continuar lo que está bien y para corregir lo que todavía está mal. 

Queremos mucha paz, mucho amor y mucha unión para seguir haciendo lo que nunca se ha hecho en la República Dominicana! 
Viva la República Dominicana! 

Viva el Partido de la Liberación Dominicana!

Viva el Bloque Progresista y las fuerzas aliadas!

Que Dios bendiga a nuestro Pueblo;
Muchas Gracias!

Continuar leyendo

Publicidad

Calientes

Copyright © HierbaBuena Entrenenimientos, S.R.L. 2019. Todos los derechos reservados | Página desarrollada por TechnoQuick

EN VIVO