fbpx
Siguenos

Internacionales

‘Si nosotras paramos, el mundo para’: Todo sobre la segunda huelga feminista en España

Publicado

en

Manifestantes en la huelga general feminista del 8 de marzo de 2018 en Madrid. Susana Vera / Reuters
La convocatoria interpela directamente a las mujeres para secundar un paro laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo.

España, RT Actualidad. – Este viernes 8 de marzo se celebra en España por segunda vez una huelga general para exigir la igualdad entre hombres y mujeres. La primera vez que esto sucedió fue el año pasado y se convirtió en todo un hito con la celebración de manifestaciones masivas que dieron la vuelta al mundo.

En esta ocasión se espera que la jornada sea también un éxito. La organización lleva tiempo trabajando para que esta efeméride consiga aglutinar al mayor número de personas posible.

¿En qué consiste la huelga?

La huelga convocada para este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, abarca cuatro sectores. Es una huelga laboral, de consumo, de cuidados y estudiantil.

Por la tarde habrá manifestaciones en las capitales de casi todas las provincias del país, así como en numerosos pueblos. 

¿Es legal esta huelga?

Sí, la huelga es legal. Aunque las colectivos feministas no tienen legitimidad para convocar una huelga, sí la tienen otros actores que la han secundado. Así, diversos sindicatos dan cobertura a esta jornada en el ámbito laboral. Algunos de ellos han convocado huelga de 24 horas (como en el caso de la CGT o CNT) y otros han convocado paros de una o dos horas por turno de trabajo (como CCOO o el sindicato mayoritario entre el funcionariado, CSIF).

También hay organizaciones que avalan la huelga estudiantil, que podrá seguirse a partir del tercer curso de secundaria, es decir, desde los 15 años.

¿Quiénes están llamados a la huelga?

Están llamados a la huelga todos los trabajadores, sin distinción de género, pues lo contrario sería anticonstitucional por discriminatorio. Pero quienes están directamente interpeladas son las mujeres. Bajo el lema ‘Si nosotras paramos, se para el mundo’, los colectivos feministas que han llamado a la movilización buscan visibilizar la labor de las mujeres tanto en el ámbito profesional como en el privado (de ahí que el paro sea también de cuidados). 

¿Cuál es el papel de los hombres?

Los hombres que quieran pueden ejercer su derecho a huelga y asistir a las manifestaciones convocadas por la tarde. Sin embargo, el llamamiento que se les hace es para que ayuden a las mujeres a poder ejercer su derecho. Así, se les anima para que apoyen a sus compañeras de trabajo o estudios y al resto de mujeres que les rodean.

También se les exhorta a que se ofrezcan a cuidar a los niños, mayores y dependientes que normalmente están al cuidado de la mujer, para que ella pueda llevar a cabo la huelga de cuidados y pueda asistir a las manifestaciones.

Asimismo, se les insta a que en el caso de que puedan asistir a alguna de las movilizaciones porque ninguna mujer de su entorno necesita de su ayuda, no la lideren ni acaparen el protagonismo.

Además, en muchas ciudades se están abriendo puntos de cuidados donde habrá hombres para asumir estas labores y facilitar, de esta manera, la infraestructura a las mujeres que quieran participar en las diferentes movilizaciones.

Y aparte de la laboral, ¿en qué consisten las otras patas de la huelga?

La convocatoria también pretende ser un éxito en el ámbito estudiantil, donde las estudiantes también están llamadas a parar en esa jornada.

Además, hay un llamamiento a la huelga de cuidados, que consiste en no realizar las tareas que normalmente recaen en la mujer y que no están remuneradas, además de estar invisibilizadas en buena parte de la sociedad. De ese modo, se anima a no realizar tareas domésticas, como la limpieza, la comida o la compra, y a no estar al cuidado de las personas dependientes, sean niños o personas mayores.

Por último, también se pide una huelga de consumo, de manera que quienes quieran unirse solo consumirán lo mínimo. Por eso mismo, quienes se adhieran no celebrarán el día en un restaurante o bar, ni realizarán ningún otro tipo de compras, con el fin de visibilizar tanto el poder de la mujer como consumidora y la capacidad que le otorga para influir en el mercado, como para denunciar la sociedad consumista y su influencia negativa en el medioambiente.

¿De dónde sale esta iniciativa?

La iniciativa nace de las asambleas feministas de diferentes territorios de España. Esa multitud de grupos ha confluido en la Comisión 8M estatal, que trabaja de manera horizontal y que ha sido la impulsora tanto este año, como el año pasado, de esta gran movilización.

¿Qué piden en su manifiesto?

El manifiesto que hizo público el miércoles la Comisión 8M considera que la vida de las mujeres sigue marcada por los siguientes ‘handicaps’: “por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por procesos de exclusión derivados de nuestros empleos, la expulsión de nuestras viviendas, el racismo, por la no corresponsabilidad de los hombres ni del Estado en los trabajos de cuidados”.

En su texto señalan los siguientes motivos para hacer huelga:

  • En protesta por las violencias machistas.
  • Para que la justicia crea a las mujeres y deje de aplicar una lógica patriarcal.
  • Por una sociedad que valore y respete la diversidad sexual, de identidad  y/o expresión de género.
  • Por una educación afectivo-sexual incluida en el currículo escolar, libre de estereotipos sexistas, racistas y LGTBIfóbicos.
  • Por el reconocimiento del aborto como un derecho y que se garantice su práctica en los servicios públicos de salud.
  • Para romper con las fronteras, el racismo y la xenofobia.
  • Por los derechos de los migrantes.
  • Para poner en valor el trabajo doméstico y de cuidados realizado mayoritariamente por mujeres y exigir la corresponsabilidad de los hombres, la sociedad y el Estado.
  • Por los servicios públicos y de protección social.
  • Para que se rompa la división sexual del trabajo.
  • Para construir una economía sostenible, justa y solidaria.
  • Para defender lo común a través del apoyo mutuo.

¿Qué dice el Gobierno?

La postura del Gobierno socialista de Pedro Sánchez ha consistido en un respaldo absoluto a la convocatoria. De hecho, el pasado domingo el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), al que pertenece el presidente, lanzó la campaña ‘Tiempo de mujeres’ en las redes sociales para poner en valor el papel de la mujer.


Además, el Gobierno ya ha anunciado que reducirá su actividad institucional al mínimo y tan solo celebrará el Consejo de Ministros como cada viernes. Precisamente, la composición de ese Consejo es mayoritariamente femenina por primera vez en la democracia española, y ya han sido varias las ministras que han anunciado públicamente que asistirán a la manifestación convocada a las 7 de la tarde.

Asimismo, en el último Consejo, celebrado el 1 de marzo, el Ejecutivo lazó un guiño al movimiento con la aprobación de un decreto para la igualdad laboral de hombres y mujeres en el que se incluían medidas como la equiparación de los permisos de paternidad y de maternidad, para que ambos progenitores disfruten de 16 semanas y se puedan involucrar en igualdad en los cuidados del menor.

¿Y los partidos políticos?

Unidas Podemos, principal socio del Ejecutivo de Sánchez, que acaba de cambiar su nombre al femenino para participar en las próximas elecciones generales del 28 de abril, secunda también plenamente esta jornada.

Más difícil está siendo el papel de los partidos conservadores. El Partido Popular (PP) de Pablo Casado tenía previsto asistir a las movilizaciones este año por primera vez, pero finalmente se ha desmarcado de las mismas este miércoles tras conocer el manifiesto, al tacharlo de “partidista”. Su relación con el feminismo está dando mucho que hablar últimamente, tras su propuesta de legislar recortando el derecho al aborto y los rodeos verbales utilizados para no hablar de violencia de género.


El caso de Ciudadanos también es singular. El año pasado se sumaron a última hora después de contemplar el éxito de la convocatoria y este año, tan solo unos días antes de esta efeméride, han dado a conocer su decálogo del “feminismo liberal”, que está siendo ampliamente criticado. Al igual que el PP, desde sectores feministas han encontrado mucha oposición a sus propuestas, sobre todo hacia su obstinación por legalizar los vientres de alquiler y la prostitución.

¿Hay detractores?

A pesar de las desavenencias de partidos como PP y Ciudadanos con los movimientos feministas, quien ha hecho más ruido hasta ahora ha sido la organización derechista ultracatólica Hazte Oír, que el pasado 28 de febrero presentó su nuevo autobús.

Con la palabra #Feminazis escrita en grandes letras y una imagen de Hitler con los labios pintados de rojo, han recorrido distintas ciudades españolas con lemas contra las leyes de igualdad de género y de protección contra la violencia machista. Este 8 de marzo tienen pensado entregar firmas físicas en Madrid a algunos partidos políticos para exigir la derogaciónde esas legislaciones.

Por supuesto, en este apartado se cuenta también con la presencia del partido ultraderechista Vox, que ha instado a los partidos presentes en el Parlamento andaluz a secundar una manifestación en Madrid tan solo dos días después, el 10 de marzo, contra el “feminismo maquinador y supremacista”. Su lema será: ‘En Femenino Sí y en Masculino También’.

Esta proposición llega después de la primera y polémica iniciativa que tomaron los 12 diputados, que por primera vez tiene este partido en una institución legislativa en España, que consistió en solicitar un listado con los nombres y apellidos de los funcionarios de la Administración andaluza que evalúan la violencia de género para “depurar los informes ideológicos”.

Algunas cuestiones que ilustran los motivos de protesta este 8M

Aunque en las últimas décadas la sociedad española ha logrado indiscutibles avances en materia de igualdad, todavía tiene retos por delante para que las reivindicaciones en este ámbito formen parte del pasado.

  • Violencia

984 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas desde que comenzó el recuento oficial en 2003, una cifra que supera a los asesinatos cometidos por la banda terrorista ETA en toda su historia.

Al menos a nivel mediático, han aumentado los casos de abusos y agresiones sexuales grupales, coincidiendo en el tiempo con la polémica instrucción del caso de La Manada, en el que cinco hombres fueron condenados por abusar sexualmente de una joven de 18 años en los sanfermines.

Protesta por la libertad provisional de los cinco hombres condenados por abuso sexual en grupo. Pamplona, 22 junio 2018. / Vincent West /Reuters

Los datos cuentan que en este país cada semana un hombre mata a una mujer y que cada 5 horas se denuncia una agresión sexual.

  • Cosificación de la mujer

El 40% de los españoles confiesa consumir prostitución y están en boga en el ámbito partidista, y con muchos defensores, iniciativas como la legalización de la prostitución o de los vientres de alquiler.Los movimientos feministas consideran que estas prácticas valoran como una mercancía el cuerpo de la mujer y se aprovechan de las personas más necesitadas. 

  • Precariedad

La mayoría de las personas que trabajan a tiempo parcial son mujeres, y muchas de ellas lo hacen de manera no deseada, bien porque no consiguen un trabajo a tiempo completo o bien porque tienen que dedicar parte de su jornada a los cuidados de los hijos.

Además, sufren una mayor tasa de paro que los hombres: la brecha actual se sitúa en 4 puntos porcentuales.

  • Brecha salarial

La brecha salarial sigue presente en la sociedad española. La mayoría de los puestos de trabajo peor remunerados se encuentran claramente feminizados.

Además, se ha constatado, incluso por sentencias judiciales, que trabajos de la misma relevancia pero asignados mayoritariamente a géneros diferentes, son mejor pagados si predominan los hombres, como ha sido el caso de los camareros de barra frente a las camareras de piso en los hoteles.

Igualmente, una de las frases más escuchadas estos días es ‘techo de cristal’, para referirse a la dificultad que encuentran las mujeres para avanzar en sus carreras profesionales y alcanzar puestos en las esferas de poder. El 18% de las empresas españolas cotizadas en bolsa no tiene ni una sola fémina consejera y el 72% tiene dos o menos.

  • Justicia patriarcal

Una de las quejas más recientes tiene que ver tanto con las políticas para prevenir y paliar la violencia sexual que sufren las mujeres, como con la visión patriarcal que, denuncian, sigue teniendo el ámbito judicial.

El todavía reciente caso de ‘La Manada’, con su polémica instrucción en la que se llegó a seguir a la víctima y se cuestionó su vida privada, ha sido fundamental en este apartado. Tras ser condenados a 9 años de cárcel y ser la sentencia reafirmada por un Tribunal Superior, los cinco hombres continúan en libertad.

Además, el cuestionamiento constante a las denuncias que presentan las mujeres, incluso por parte de líderes de partidos políticos y otros personajes relevantes, ha sido otro de los motivos de indignación de los colectivos de defensa de los derechos de la mujer.

  • Visibilidad de la mujer

La visibilidad de la mujer en todos los ámbitos también es una de las reivindicaciones de los colectivos que luchan por la igualdad.

Uno de los ejemplos más recientes es la jornada celebrada el pasado día 11 de febrero en la que se conmemoraba el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, y en la que cientos de actividades tuvieron lugar en centros educativos y otros recintos de todo el país para mostrar a todas las mujeres que no aparecen en los libros de texto.

Pero no solo en la ciencia, en los medios de comunicación las mujeres también están infrarrepresentadas, son minoría cuando se trata de expertos o voces autorizadas, y en los informativos normalmente aparecen en el papel de víctimas.

El mundo del cine es otro escenario donde la mujer no cuenta con el espacio que debería. No abundan los papeles femeninos, sobre todo cuando la actriz sobrepasa determinada edad. Detrás de las cámaras también son minoritarias, y cuando están delante sus papeles suelen ser secundarios y apoyar los roles masculinos.

  • La maternidad como obstáculo

La dificultad para la conciliación también es materia de debate en los círculos feministas. Estadísticamente, la mujer desciende su empleabilidad cuando tiene hijos, justo al contrario de lo que les pasa a los varones.

Permiso de maternidad insuficiente, jornadas laborales con horarios poco racionales, dificultad de acceso a servicios como guarderías públicas o la casi inexistencia de ayudas a las familias son otros de los temas discutidos en este ámbito.

¿Quién se suma a esta jornada reivindicativa?

Diferentes colectivos se suman a esta jornada de reivindicación de la igualdad, no solo aquellos cuyo ámbito es estrictamente feminista. Por ejemplo, la ONG Ecologistas En Acción ha sido muy activa difundiendo las acciones de este 8M y se ha sumado afirmando que comparten “los principios del ecofeminismo“.Ver imagen en Twitter


Otro colectivo, que ha causado más sorpresa y se ha hecho más viral, ha sido el de las monjas. “Las monjas feministas existimos y hacemos huelga el 8M”, ha dicho una de ellas, que difunde el video grabado por 11 religiosas a favor de la igualdad y en protesta por la discriminación por género dentro y fuera de la Iglesia.

Las periodistas y comunicadoras no podían ser una excepción. El año pasado ya fueron más de 8.000 las periodistas que firmaron un comunicado en apoyo a esta jornada. En esta ocasión también han ofrecido un apoyo mayoritario.


Fuente: RT Actualidad, Nuria López

image_pdfPdfimage_printImprimir

Publicidad

Calientes

Copyright © HierbaBuena Entrenenimientos, S.R.L. 2019. Todos los derechos reservados | Página desarrollada por TechnoQuick

EN VIVO