Susto en Holanda: se desplomó parte del estadio del AZ-Alkmaar

Los seguidores del fútbol mundial pudieron respirar después que los medios locales informaron, a través de sus portales, que no hubo heridos en el estadio del AZ-Alkmaar. Las imágenes compartidas en Twitter, en las que se pudo ver parte del techo de una de las gradas totalmente destrozado, alarmaron a los fanáticos.

Parte del AFAS Stadion colapsó a causa de los fuertes vientos que azotan a la región, informó Nos.nl, además de detallar que no había personas presentes en la zona al momento del derrumbe.

“El techo del estadio AFAS en Alkmaar se derrumbó como resultado de la tormenta”, afirmó la organización de seguridad de Holanda en un comunicado. El servicio meteorológico nacional (KNMI) advirtió que las ráfagas de viento podrían alcanzar los 100 kilómetros por hora este sábado por la tarde.

El equipo de la ciudad, que estuvo entrenando en las canchas internas, producto de las condiciones climáticas, jugó de local contra el Fortuna Sittard el pasado fin de semana y esta fecha enfrentará de visitante al RKC Waalwijk.

Sin embargo, debía disputar este jueves el primer partido de la tercera ronda de clasificación a la Europa League contra el Mariupol, pero finalmente el enfrentamiento podría ser reprogramado después del derrumbe.

Esta no es la primera vez que el equipo holandés sufre un accidente en su estadio. El 29 de agosto del 2013, durante un choque contra el Atromitos griego por el duelo de vuelta de la fase clasificatoria de la Europa League, el recinto se incendió y el partido debió ser suspendido después de 57 minutos de juego.

En aquel entonces, el conjunto griego vencía por 1 a 0 y los 33 minutos restantes se jugaron al día siguiente. El resultado final fue 2-0 a favor del cuadro visitante pero la victoria del Az Alkmaar por 3-1 en la ida le dio la victoria y el pasé a la siguiente ronda a los holandeses.

El equipo viene de vencer al Fortuna Sittard por 4-0
El equipo viene de vencer al Fortuna Sittard por 4-0

El temporal que azota a la región mantiene en alerta a los ciudadanos. La consecuencia más grave hasta el momento fue el fallecimiento de un ciclista de 58 años a quien se le cayó un árbol encima de él en Linschoten. A pesar de que muchos eventos fueron cancelados, los Campeonatos de Europa continuaron con su calendario original.

Fuente: Infobae